domingo, 15 de enero de 2012

6.1. La oferta y la demanda de divisas

Publicado por DURI
Dinero

Todas las transacciones económicas entre países se realizan con un movimiento de divisas diferentes. El tipo de cambio sería el número de monedas de una determinada clase que es necesaria para comprar otra moneda.

Los tipos de cambio se establecen en un mercado donde se compran las monedas de los distintos países, llamado mercado de divisas. En los mercados de divisas habrá una oferta y demanda de las mismas, y se establece un precio en función de estas. No existe un lugar físico donde se fije el mercado de divisas, la oferta y la demanda de divisas están llevados por los intermediarios financieros, y marcados sus precios por los bancos nacionales.

La oferta de divisas esta marcada por una pendiente positiva, hay que entregar muchas divisas para conseguir una extranjera, al ser el tipo de cambio elevado, este tipo de cambio no facilita la importación. En cambio si favorece la exportación, ya que se ha de cobrar en la moneda nacional. El importador de otro país tiene que hacer el cambio de dólares a moneda nacional. Una exportación produce una oferta de dólares y una demanda de moneda nacional. Los tipos de cambio elevado provocan un aumento de dólares ofertados. Cuando el tipo de interés se hace más bajo hay una menor cantidad de dólares ofertados.

Esta variación de más moneda nacional y dólares supone una apreciación de la moneda nacional. Cuando el movimiento es al revés, se produce una depreciación de la moneda nacional, ya que hay que entregar mas cantidad para obtener lo mismo.

La entrada de turistas supone una entrada de divisas con lo cual hay una mayor oferta de moneda, con lo cual esto supone una salida de moneda nacional y una depreciación de la misma.

Cuanto más depreciada esté la moneda nacional, mayor será la posibilidad de entrada de extranjeros. Con la moneda depreciada las salidas son difíciles, se tiene un cambio poco favorable para comprar en el extranjero.

Dentro de la inversión, la inversión de capital extranjero supone una entrada de dólares y una salida de moneda nacional, que para la inversión de capital extranjero se vería favorecido con una depreciación de la moneda nacional.

En cuanto a la demanda de divisas, la salida de divisas sobre todo es debido a las importaciones, y se ve favorecido con una apreciación de la moneda nacional, tendríamos que pagar menos para obtener lo mismo. El turismo, con la salida de turistas, supone una salida de divisas, una apreciación de la moneda supone una mayor facilidad de salida de españoles.

Si la moneda nacional estuviese depreciada se verían favorecidas las exportaciones, dificultando las importaciones, con lo que hay un exceso de oferta de divisas tendiendo a apreciarse. Si la moneda nacional estuviese a un nivel más bajo, se verían favorecidas las importaciones y la salida de nacionales. En ambos casos se iría buscando el punto de equilibrio.

Actualmente, en el caso de España y de los países que han adoptado el euro, han perdido la posibilidad de que sus gobiernos opten por la apreciación o depreciación de la moneda. Aunque sí es posible, hacerlo de una forma conjunta a través del Banco Central Europeo.



Economía Política


Temas de Economía (entrada antigua)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...