lunes, 19 de noviembre de 2012

Abogados y procuradores

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro
Abogados

Frecuentemente oímos hablar que para ir a juicio, además de abogado es necesario procurador de los tribunales, ¿qué diferencia hay entre un abogado y un procurador? ¿Por qué en un juicio son necesarios los dos?

El abogado (del latin advocatus, llamado en auxilio) es el profesional del Derecho que asesora y da consejo en materias jurídicas y defiende jurídicamente a una de las partes en un juicio, gestionando los procesos judiciales y administrativos ocasionados o sufridos por ella.

El procurador de los tribunales es el profesional del Derecho que representa, de forma exclusiva, a sus clientes ante los juzgados y tribunales, colaborando con la justicia, sirviendo de conexión jurídica y formal entre los tribunales y los ciudadanos incursos en causas judiciales, abreviando técnicamente los trámites de los actos de comunicación procesal (como requerimientos, notificaciones, emplazamientos y citaciones).

Las leyes de enjuiciamiento españolas establecen que para poder acceder a la jurisdicción, es preciso comparecer mediante procurador y asistido de letrado (abogado) a fin de evitar la indefensión. La situación es similar en otros países.

Los procuradores son los profesionales que representan a la parte, mientras que la defensa se lleva a cabo por los abogados. Esta obligación de las leyes procesales, españolas y otras similares basadas en el Derecho Romano, del acceso a la jurisdicción mediante procurador y asistido de letrado, es lo que se conoce como capacidad de postulación, con el fin de se haga realidad el derecho a la defensa, la tutela judicial efectiva y que no se produzca indefensión. Goza de una larga historia desde sus orígenes jurídicos romanos. En Italia es la figura del procuratore y en Portugal la del solicitador. En Inglaterra, la figura equivalente sería el solicitor y en Estados Unidos el attorney, sin embargo la equivalencia no es directa, como se puede ver en este interesante artículo.

Abogados y procuradores son licenciados en Derecho. Los procuradores representan a la parte, efectúan las notificaciones y tienen obligación de llevarlas al abogado, mientras el abogado redacta los escritos (que han de ser firmados por los dos) y lleva a cabo la estrategia de defensa. Ambos han de estar presentes en el juicio.

El letrado o abogado, puede actuar en cualquier lugar, mientas el procurador hasta hace poco tan sólo podía hacerlo en la demarcación judicial a la que pertenecía su colegio, pero tras la reforma de la ley 13/2009 actualmente pueden ejercer todos los partidos judiciales.

Concluyendo, el procurador es el encargado de todo el papeleo y de que no se produzca indefensión por defectos de forma, pérdidas de plazo, etc., mientras el abogado es el que se encarga de la defensa jurídica.

Leguleyos

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...