jueves, 8 de agosto de 2013

Biotipo lechero en el ganado vacuno

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro

Se trata de definir a la vaca lechera por sus tipos y formas. El más claro es el hecho de que el hombre ha estimulado la producción lechera, merced a un proceso de selección. La vaca lechera no es armónica, está cerca de la patología, se ha conseguido por una ultraespecialización de una determinada función.

Las altas producciones lecheras están acompañadas de una hiperfunción mamaria y sexual femenina, en los ovarios. El carácter que predomina es el longilíneo, como lo constituye la raza frisona, típica vaca lechera.

La hipófisis es deficiente en su actuación sobre el ovario, por eso se explican casos frecuentes de esterilidad. La hipófisis actúa sobre la mama, con un impulso fuerte del tiroides. Este hipertiroidismo ocasiona que muchos ingresos alimenticios se destinen a la producción de leche. Es un animal de resistencia baja frente a las agresiones del medio ambiente. Su biotipo es respiratorio, ya que dominan las funciones torácicas sobre las digestivas.


Características morfológicas

Debe tener un buen tamaño, porque la producción lechera exige el consumo de grandes cantidades de alimentos. Animal grande, pero no gordo.

La piel ha de ser suave, flexible y de grosor medio. La flexibilidad se comprueba despegando la piel de la espalda y viendo el tiempo que tarda en recuperar la forma, esto da una idea de la flexibilidad. El grosor se verifica, en animales muertos, pinchando la piel con un pincho milimetrado.

Los huesos han de ser finos y limpios, sin excesiva carnosidad en las extremidades.

La cabeza debe ser de apariencia femenina, con aspecto y mirada tranquila. El cuello sin carnosidades y con ligera papada. Buen desarrollo torácico, cuerpo largo.

Las patas han de ser rectas, bien separadas, bien aplomadas y con pezuña bien conformada. Esto se debería observar haciendo caminar al animal.


Características de la ubre

La base ha de ser amplia. Se prolongará desde cerca del esternón hasta próxima al perineo. Nunca se admitirá que la longitud de la ubre sea inferior a la altura. Las ubres colgantes de mucha altura no son deseables.

Los cuatro pezones serán de implantación regular y tamaño medio, lo que facilitará el ordeño. Los vaqueros consideran una buena cualidad los pezones supernumerarios, pezones en exceso, por los cuales no sale leche.

Las venas abdominales y de la ubre han de ser muy aparentes, con vasos sanguíneos superficiales. La vaca obtiene la leche de la sangre, por eso necesita un buen riego sanguíneo.

Después del ordeño, la ubre ha de quedar suave, flexible y muy reducida de tamaño. Ha de predominar el tejido glandular, no el conjuntivo, ni cicatricial.

El animal ha de ser muy tranquilo y dócil en el momento del ordeño y no se opondrá nunca al manejo de su ubre.


Defectos

Que la vaca cocee es un defecto serio.

El ordeño duro se debe a que el músculo circular que constituye el esfínter del pezón es duro y dificulta la salida de la leche. Este defecto suele ser hereditario y los animales que lo tienen no suelen ser productivos. El defecto contrario es la salida de la leche de la ubre, debido a la debilidad del esfínter, se atenúa ordeñando con más frecuencia.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...