lunes, 9 de diciembre de 2013

El origen de los humanos modernos

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro
Humanos

Comprender el origen de los humanos modernos es uno de los objetivos centrales de la paleoantropología, pero continúa siendo un objetivo difícil de alcanzar. Parte de esta dificultad se relaciona con problemas de definiciones. ¿Qué entendemos por un ser humano moderno? El término hombre moderno se utiliza a menudo de manera intercambiable con el Homo sapiens. Todas las poblaciones humanas que viven en la actualidad pertenecen a Homo sapiens. Sin embargo, la diversidad es una de las señas de identidad de nuestra especie y las poblaciones humanas se caracterizan por una amplia gama de variaciones anatómicas y de comportamiento. Así que, ¿cómo podemos obtener una definición científica de humanidad moderna que incluya a todos los miembros de nuestra especie pasada y presente? Un enfoque puede ser identificar donde y cuando los primeros miembros de H. sapiens aparecieron por primera vez. Sin embargo, los problemas surgen cuando se trata de reconocer estos primeros miembros de nuestra especie. Los seres humanos modernos de todo el mundo son muy variables, y los estudios de los restos óseos han demostrado que, incluso en la misma área geográfica, las poblaciones que viven muestran diferencias morfológicas importantes de las poblaciones de Homo sapiens sapiens. Podemos buscar entonces diferencias en el comportamiento, pero los antiguos homínidos ¿acaso pensaban y se comportaban de la misma forma que nosotros lo hacemos? Afortunadamente, los fósiles y la arqueología proporcionan las principales fuentes de datos para hacer frente a algunas de estas preguntas.


Anatomía de los humanos modernos

Todos los elementos fosilizados del cuerpo homínido proporcionan importantes pistas sobre la taxonomía y el comportamiento. Sin embargo, los elementos craneales y dentales han dominado la mayoría de las discusiones acerca de los orígenes humanos modernos. En muchos casos, las interpretaciones dependen de la atribución de un fósil en particular o un conjunto de fósiles de Homo sapiens u otro taxón basado en características del cráneo o de los dientes. Entre los fósiles del género Homo a partir de los últimos 200.000 años aproximadamente, otros elementos (como los huesos de las extremidades) rara vez muestran características únicas para una sola especie (por ejemplo, el Homo sapiens frente al Homo erectus). Ha habido un considerable éxito con características craneales para distinguir entre las especies. Algunas de las características craneales claras de Homo sapiens son un grande y redondeado cerebro, una estructura distintiva de la barbilla, y un rostro grácil. Un método de atribuir un fósil particular a una especie es por comparación de rasgos discretos. Por ejemplo, una característica tal como la presencia de una barbilla en forma de T invertida está presente en los seres humanos que viven pero ausente en todas las otras especies. Otro método de atribución de especies es el uso de comparaciones basadas en la verosimilitud. En lugar de simplemente determinar si un rasgo está presente, este método toma en consideración la frecuencia con que se encuentra un rasgo particular entre una población. Este enfoque reconoce que los diferentes rasgos varían en su expresión entre las poblaciones que viven, y es probable que en el pasado también lo hicieran.

Los paleoantropólogos deben basar sus interpretaciones en objetos raros como fósiles humanos y de los yacimientos arqueológicos que pasan a ser descubiertos. Para los fósiles, en particular, los paleoantropólogos hacen el supuesto simplificador de que los fósiles que estudian, a menudo de un solo individuo, son representativos de la población mayor a la que pertenecían en vida. En términos prácticos, esto puede hacer que definir y reconocer la especie humana antiguas sea difícil. Por ejemplo, el tipo espécimen de Homo heidelbergensis, una especie 400.000 años de edad anterior a los neandertales, se basa en una única mandíbula. Esta diferencia hace que sea difícil para los paleoantropólogos que se pongan de acuerdo sobre que individuos fósiles pertenecen a este taxón, o la relación de esta especie a los homínidos posteriores. Esto es particularmente crítico en el debate sobre la relación entre el Homo sapiens y los neandertales, una población de Eurasia de los homínidos que algunos ven como una especie distinta (Homo neanderthalensis) y de los demás como una población regional de los humanos modernos (Homo sapiens neanderthalensis).

Un análisis basado en ADN antiguo sugiere que las poblaciones que viven de Homo sapiens y los neandertales comparten un ancestro común relativamente reciente hace unos 300.000-500.000 años. Muchas de las características de comportamiento (por ejemplo, herramientas sofisticadas), anatomía (por ejemplo, gran tamaño del cerebro), y el genoma son bastante similares entre los primeros Homo sapiens y los neandertales. Características biológicas o conductuales que son similares debido a reciente ascendencia compartida se denominan "primitivas", aunque el reconocimiento de rasgos primitivos rara vez es sencillo. Un último problema es conseguir que los científicos estén de acuerdo en que las características del cráneo o en los dientes son más importantes para la cuestión que nos ocupa. ¿Los rasgos primitivos observados en Homo sapiens indican mezcla genética con los neandertales o son simplemente características que se conservan de un ancestro más temprano? Un dilema similar surge al comparar los genomas de neandertales y humanos modernos.


Arqueología

El registro arqueológico se compone de elementos de la cultura material que son claves importantes para conocer la vida cotidiana de las poblaciones humanas antiguas. La evidencia arqueológica registra tanto los cambios a través del tiempo, así como la variación entre las poblaciones contemporáneas, en aspectos tales como los métodos de subsistencia (por ejemplo, utilizando trampas para adquirir la caza menor, el marisqueo), los entornos habitados (incluida la ocupación de las islas distantes, como el continente de Australia), y el uso y movimiento a larga distancia de los objetos de adorno personal, como cuentas de concha.

Al igual que con la morfología, la diversidad de homínidos es también un problema para la arqueología de los orígenes humanos modernos. Especies o poblaciones de homínidos puede que se superpongan en el tiempo y el espacio, y rara vez se pueden identificar claramente el fabricante de las herramientas de piedra u otra evidencia arqueológica. Por otra parte, la muy amplia gama de comportamientos observados en las poblaciones recientes y arqueológicamente registradas de los cazadores-recolectores es tan grande que la definición de criterios arqueológicos de un comportamiento moderno es difícil o imposible. Se puede emplear una lista de control de las conductas observadas entre los cazadores-recolectores modernos para la comparación con el registro arqueológico. Aunque se trata de un enfoque muy lógico, el sistema falla porque la evidencia para muchos de estos comportamientos está ausente de los sitios arqueológicos tempranos atribuidos a Homo sapiens, como los de Australia, donde la evidencia más antigua de arte es unos 30.000 años anterior a los primeros sitios arqueológicos en ese continente. Otros rasgos a veces considerados exclusivas de los humanos modernos, como el uso de pigmentos como colorantes, se practicaban por las poblaciones de homínidos a menudo excluidos de Homo sapiens, como los neandertales. Por otra parte, las poblaciones históricas de los cazadores-recolectores, como los de Tasmania, tienen poca cultura material, pero son Homo sapiens sapiens totalmente modernos. Debido a que los objetos que se encuentran en el registro arqueológico pueden ser un buen indicador de la modernidad del comportamiento, muchos arqueólogos han recurrido a la evidencia arqueológica de las capacidades cognitivas, lo que sugiere que las habilidades cognitivas superiores pueden estar en la raíz de por qué nuestra especie persiste, mientras todas las otras poblaciones de homínidos se han extinguido. Sin embargo, incluso la capacidad humana aparentemente universal para la conducta simbólica tiene expresiones arqueológicas desiguales.


Los modelos de la competencia

La salida de África, la evolución multirregional y los modelos de asimilación son las tres teorías más ampliamente utilizadas para interpretar el origen de las poblaciones humanas.

La salida de África postula que todos los seres humanos (Homo sapiens sapiens) descienden de una población que apareció por primera vez en África y, posteriormente, se extendió por todo el continente y en todo el resto del mundo, en sustitución de las poblaciones de homínidos existentes, como los neandertales. Esto habría ocurrido en algún momento entre 90.000 y quizá hace unos 60.000 años.

Los defensores del modelo multirregional sugieren que las poblaciones de homínidos han mantenido amplios vínculos sociales y biológicas a través de África y Eurasia durante al menos los últimos 1,8 millones de años, comenzando cuando los miembros de las especies ancestrales tales como el Homo erectus se dispersaron desde África. En este modelo, el aislamiento entre las poblaciones de homínidos ha creado variaciones regionales en el comportamiento y la biología, pero el contacto ocasional entre los grupos a través de la puesta en común de ideas (transmisión cultural) y las relaciones (flujo génico) fue suficiente para evitar la formación de especies biológicas distintas.

Respecto a la integración a través del mestizaje con las poblaciones existentes como Homo sapiens, la evidencia necesaria para apoyar o refutar estos modelos incluiría el conocimiento exacto de la edad y la localización de los primeros fósiles asignados a Homo sapiens, la atribución de las especies y el destino de las poblaciones de homínidos preexistentes (como los neandertales) y también el grado de entrecruzamiento que pudiera encontrarse en el registro fósil. Los análisis de ADN antiguo y moderno ofrecen datos cada vez más importantes.

Algunos paleoantropólogos añaden una complicación adicional: ¿la modernidad anatómica y la modernidad del comportamiento aparecen por separado, o se produjeron de forma simultánea? Según una opinión, la forma humana moderna precedió a la aparición de lo que podríamos reconocer como habilidades cognitivas modernas. Estas habilidades incluyen el uso extensivo de los símbolos, la comunicación verbal, el lenguaje como plenamente desarrollado sintáctica, y visualmente, como el arte y el adorno personal, así como el desarrollo de redes sociales extendidas y complejas. Richard Klein (2009) sugiere que la modernidad del comportamiento surgió como una mutación genética ventajosa resulta en una reorganización neural que se extendió rápidamente entre las poblaciones existentes de los humanos anatómicamente modernos quizá hace 50.000 años. La visión alternativa es que la capacidad para el comportamiento humano moderno es coincidente con los orígenes del Homo sapiens, y que la expresión de esta capacidad en el registro arqueológico fue un proceso gradual desarrollado a través del tiempo. Los datos necesarios para probar estos modelos de asimilación incluyen artefactos y otros elementos del registro arqueológico, es decir, las huellas materiales de la conducta humana en el pasado, como los objetos y herramientas de hueso, piedra, asta, y cáscara, la evidencia de cómo se hicieron y usaron, y características tales como chimeneas que muestran el control de incendios y la modificación del medio ambiente.


La evidencia de las pruebas arqueológicas frente a los modelos de origen de los humanos modernos

En la actualidad, los fósiles de homínidos más antiguos atribuidos a Homo sapiens se han hallado en África y se encuentran en los sedimentos de la Formación Kibish en el sur de Etiopía. Fechados hace aproximadamente 195.000 años, los dos esqueletos parciales (Omo I y II) son por lo menos 60.000 años más antiguos que los más antiguos de Homo sapiens fósiles encontrados fuera de África, en Skhul y Qafzeh en Israel. Los fósiles de la Formación Kibish, así como otros, tales como cráneos de Herto, Etiopía y Jebel Irhoud, Marruecos, que datan de hace aproximadamente 160.000 años, son más consistentes con un origen africano para Homo sapiens. En cuanto al destino de las poblaciones arcaicas que ya estaban presentes en el Viejo Mundo en el momento de la expansión de  Homo sapiens fuera de África, hoy sigue siendo objeto de debate. Si bien está claro que los neandertales y sus parientes ya no se hallaban en África, la evidencia genética reciente sugiere alguna mezcla entre ellos y el Homo sapiens en el momento del contacto inicial. Sin embargo, mientras que análisis genéticos recientes son consistentes con el modelo de asimilación, la evidencia morfológica para poblaciones arcaicas (por ejemplo, Neandertal) y modernas (por ejemplo, H. sapiens) hablar de híbridos es controvertido.

En la actualidad, el registro arqueológico de África muestra pocos cambios obvios desde hace 200.000 años con la aparición del Homo sapiens. La evidencia de un comportamiento simbólico se produce en yacimientos de tiempos más recientes. Sin embargo, el registro arqueológico de Eurasia muestra una serie de cambios bruscos ampliamente coincidentes con la aparición de fósiles de Homo sapiens en ese continente hace 30.000-40.000 años, sobre todo con la aparición de industria Auriñaciense. Estos cambios incluyen los tipos de herramientas de piedra usadas y la forma en que fueron realizadas, así como aumento de la frecuencia de conducta simbólica y el movimiento a larga distancia de los materiales. Estas diferencias son consistentes con la llegada de nuevas poblaciones predichas por el modelo de la salida de África, pero también se han interpretado como la rápida difusión de las nuevas tecnologías o los comportamientos de las poblaciones existentes predichas por el modelo de evolución multirregional. Algunas industrias de artefactos regionales, como el Chatelperroniense, han sido consideradas como el resultado de algún tipo de interacción entre las poblaciones de Neandertales y los Homo sapiens, en consonancia con el modelo de asimilación.

Los paleoantropólogos están reconociendo cada vez más la importancia del papel de la demografía en los modelos de los orígenes humanos. Los aumentos en el tamaño de la población y la densidad de población local son probablemente la causa principal para la dispersión de algunas poblaciones de Homo sapiens fuera de África. La evidencia arqueológica demuestra la caza excesiva de las poblaciones de animales como consecuencia de la densidad de población de los primeros humanos hace ya 41.000 años. Varios estudios recientes han demostrado que las poblaciones humanas más grandes y más densas son más propensas a inventar y retener muchos de los comportamientos considerados por algunos como exclusiva de los humanos modernos. Es importante señalar que al parecer las poblaciones neandertales eran pequeñas y muy dispersas, lo que sugiere que la ausencia de abundantes manifestaciones arqueológicas que evidencien una conducta humana moderna entre los neandertales, como el arte, puede ser el resultado de la demografía en lugar de la incapacidad. Hay que tener en cuenta que las capacidades cognitivas de los seres humanos modernos son complejas y difíciles de definir.

Hay poco consenso sobre el momento y el ritmo de la evolución de los humanos modernos, y los nuevos fósiles y datos arqueológicos hacen que se estén continuamente reformando, revisando, y complicando los modelos y las hipótesis actuales. Por ejemplo, los representantes europeos tempranos de Homo sapiens se pueden distinguir morfológicamente de sus precedentes y de las poblaciones contemporáneas de los neandertales, asociándose con objetos distintivos del Auriñaciense, tales como puntas de lanza hechas de asta. Sin embargo, aunque los datos fósiles y genéticos son consistentes con un origen africano de nuestra especie, el Auriñaciense no tiene claros antecedentes en el registro arqueológico de África, y probablemente aparece por primera vez en la región del Mediterráneo oriental de Eurasia. Por lo tanto, algunos de las primeras poblaciones europeas no neandertales atribuidas a Homo sapiens combinan un patrimonio biológico africano reciente con las tradiciones de comportamiento arraigadas en Eurasia. Esto pone de relieve que la evolución biológica y de comportamiento se relacionan de manera compleja, y que el conjunto de características morfológicas y de comportamiento de los seres humanos que viven puede ser el resultado de una realidad mucho más desordenada y compleja que cualquiera de lo modelos actuales proponen.



Paleontología Humana

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...