Aspectos ecológicos de los australopitecinos


El género Australopithecus representa a los primeros homínidos que fueron bípedos en el sentido del término. Habitaron las sabanas arboladas del este de África hace 2,4-4 millones de años. Tuvieron un notable éxito ecológico, como lo demuestra la existencia de al menos cinco especies diferentes desde Etiopía y el Chad hasta Sudáfrica. Estos australopitecinos se les denomina como  australopitecinos gráciles.

Hace unos 2,8 millones de años se inicia una crisis climática que lleva a una desertificación de la sabana, con una expansión de los ecosistemas abiertos, de tipo estepario. Esta presión evolutiva obliga a algunos australopitecos a especializarse en la alimentación de vegetales duros y de escaso valor nutritivo, desarrollando un impresionante aparato masticador, originando el género Paranthropus. Son los llamados australopitecinos robustos.

Otros australopitecinos se hicieron paulatinamente más carnívoros, dando origen a los primeros Homo.


La hipótesis de East Side Story

Esta hipótesis fue propuesta por Yves Coppens en 1994 para intentar explicar la aparición de los homínidos bípedos. El nombre, título llamativo con objeto de mejorar el éxito y penetración de la idea, es un juego de palabras que hace referencia al título de la famosa película musical  West Side Story, cuyo argumento recuerda vagamente la hipótesis propuesta por Coppens.

La zona oeste de África comprendida entre el océano Atlántico y el valle del Rift está poblada por ecosistemas selváticos, mientras que en la zona al este del valle del Rift hasta el océano Índico predominan los ecosistemas de sabana. Es en esta zona, al este del valle del Rift, donde se han hallado los primeros homínidos bípedos.

Durante el Mioceno, un gran cinturón de selva se extendía desde el Atlántico hasta el Índico. El valle del Rift se forma a finales del Mioceno debido a procesos tectónicos, con los consiguientes cambios en el relieve. Se  originan grandes barreras montañosas actuando desde entonces como pantalla orográfica. Los vientos cargados de humedad provenientes del Atlántico no pueden superar esta pantalla y al este de la misma se reduce la precipitación. Los grandes simios, antepasados de gorilas y chimpancés, que quedaron aislados tuvieron que adaptarse a un nuevo ecosistema más seco, pasando de selva o bosque cerrado a sabana o bosque abierto. Estos cambios climáticos les obligaron a abandonar la vida arborícola para tener que vivir a nivel del suelo. La mejor solución para un homínido que se ve obligado a desplazarse en el suelo para buscar alimento y refugio en árboles vecinos sería el bipedismo. De esta manera, podrían vivir y buscar comida en a nivel del suelo, subirse a los árboles en busca de refugio y caminar de un lugar a otro buscando comida o refugio.

La hipótesis ha sido criticada tras el hallazgo de los fósiles de Australopithecus bahrelghazali en el Chad en 1995, al oeste del valle del Rift, así como de restos de homínidos supuestamente bípedos no asociados a ecosistemas abiertos, como Orrorin tugenensis, Sahelanthropus tchadensis, y Ardipithecus.


El Gran Valle del Rift

Valle del Rift
El Gran Valle del Rift

El Gran Valle del Rift es una gran fractura geológica cuya extensión total es de 4.830 kilómetros en dirección norte-sur. Aunque generalmente se habla de este valle para referirse sólo a su parte africana, desde Yibuti a Mozambique, el Mar Rojo y el valle del Jordán también forman parte de él. Comenzó a formarse en el sureste de África, donde es más ancho, hace unos 30 millones de años y sigue creciendo en la actualidad, tanto en anchura como en longitud, expansión que con el tiempo se convertirá en una dorsal oceánica, como lo es de hecho en la zona del Mar Rojo por a su comunicación con el Océano Índico. Los constantes temblores de tierra y emersiones de lava contribuyen a este crecimiento y, de seguir a este ritmo, el fondo del valle quedará inundado por las aguas marinas de forma total dentro de 10 millones de años. Con ello, África se habrá desgajado en dos continentes distintos que procederán a separarse más aún hasta formar un nuevo océano.

A la altura de África Central se divide en dos valles distintos que vuelven a unirse más al sur, en Tanzania. El del este acoge en su interior grandes extensiones de sabana con enormes manadas de mamíferos, como el búfalo africano, el ñu, la cebra de planicie, la jirafa o el elefante africano. En la del oeste, en cambio, predomina la selva y allí pueden verse chimpancés y gorilas, entre otros animales. El sistema del Rift también acoge a la mayor elevación del continente africano, el volcán Kilimanjaro y a algunos de los mayores lagos africanos, como el Turkana, el Tanganica o el Malawi. También se considera el lago Victoria, el segundo lago más grande del mundo, como parte del sistema, aunque en realidad se encuentra en el terreno situado entre los dos valles antes citados. Entre las cordilleras que corta o siguen a lo largo del valle están el macizo etíope y los montes Mitumba. También son abundantes los lagos salados, tanto presentes como ya secos, que emergen a través de las grietas en el terreno y no son producto de la lluvia.

La rotura del continente africano ejercida por el Gran Valle del Rift es la responsable también de que en el este del continente el clima sea más seco que en el oeste. Debido a ello, en esta parte de África apareció primero la sabana, y los simios locales, que hasta entonces vivían en las ramas de los árboles, debieron hacerse terrestres y dieron lugar a los primeros homínidos. La gran grieta ha dejado también al descubierto cientos de metros de estratos geológicos, por lo que los fósiles y la historia geológica en general de esta parte de África son los mejor conocidos de todo África.



Paleontología Humana (Paleontropología)

0 comentarios:

Publicar un comentario