lunes, 7 de marzo de 2016

La región sirio-palestina en la Antigüedad

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro
Reconstrucción del Arco de Robinson en el Templo de Israel

Una terrible devastación

Alrededor del siglo XIII a. C. se produce una terrible convulsión en el área del Mediterráneo oriental. Una serie de invasiones y destrucciones transformarán su historia para siempre.

Mientras en el norte de Europa pueblos proto-celtas invadían Italia y la Península Ibérica, los Pueblos del Mar devastaban el Mediterráneo oriental y Mesopotamia, y pueden haber sido los causantes de la caída de Micenas.

Sabemos poco de los Pueblos del Mar. Frigios, mushki y los feroces gasga, que destruyeron a sangre y fuego el Imperio Hitita. Su avance hacia el sur asoló la costa sirio-palestina. Egipto aguantó la embestida a duras penas, perdiendo su anterior influencia. Además de los pueblos mencionados hablan de aqayawas (quizás aqueos) y turush (quizás tirsenos).

En este tiempo, pueblos indoeuropeos, iranios, penetran en Irán en un movimiento hacia el oeste, medos y persas, que junto con el apoyo de los autóctonos, destruirían siglos más tarde el Imperio Asirio.

También se produce un movimiento hacia Mesopotamia de semitas nómadas del desierto sirio: los arameos. Tras la desaparición de los imperios Hitita y Casita y una crisis del Imperio Asirio, terminan ocupando Siria y penetrando en Mesopotamia. Otro pueblo semita, los israelitas, aprovecharían la debilidad de Egipto para asentarse en la zona.

La época comprendida entre los siglos XIII a. C. y X a. C. es una época oscura, apenas hay documentación e inscripciones. Tras la devastación, surge la miseria y la decadencia.

En torno al año 900 a. C. parece volver a resurgir la zona, pero ya todo es distinto. Egipto se hunde en franca decadencia. Israel y los reinos arameos están sólidamente asentados. Los fenicios han sustituido a los micénicos en la hegemonía del comercio en el Mediterráneo. Medos y persas se han asentado en Irán. Asiria ha superado su crisis y se expande mediante una política de terror. Grecia pasa momentos difíciles, una edad oscura.


Arameos y fenicios

Tras la convulsión causada por los Pueblos del Mar, los arameos, pueblo nómada de la Península Arábiga, se extendían por el actual territorio de Siria, no sin enfrentamientos con los asirios. Pronto ocuparían la parte sur de la Península de Anatolia, adquiriendo preponderancia su cultura y apagándose lentamente las anteriores, hitita y hurrita.

Pero los asirios no se iban a quedar de brazos cruzados y emprendieron guerras de conquista contra los arameos, que terminarían ganando, acabando con los reinos arameos y neohititas.

Los fenicios eran semitas cananeos que aprovecharon el colapso comercial tras la devastación creada por los Pueblos del Mar, situados en el actual territorio del Líbano, para desarrollar el comercio en todo el Mediterráneo, siendo muy apreciado los tintes púrpura que obtenían de unos caracoles marinos.      

Crearon factorías o colonias, en las que se abastecían y apoyaban su comercio. Los griegos también se dedicarían al comercio, por lo que entrarían en conflicto, que llegó a ser bélico. Con el tiempo, una de sus colonias, Cartago, fundada por los fenicios de Tiro, llegaría a ser un gran estado que se enfrentaría a Roma en las guerras púnicas, desapareciendo en el año 146 a. C. llegando a ser destruida.

Los fenicios fueron los inventores del alfabeto. Su alfabeto fue adoptado por los griegos y luego por los etruscos, que de estos pasó a los romanos.


Israel y Lidia

Israel, tras la conquistas de la región de Canaán, que había pertenecido a hicsos, hurritas, hititas, y egipcios, vive un período de esplendor con los reinados de los reyes David, que unifica a las 12 tribus, y su hijo Salomón, que trae una era de paz y desarrollo. Pero a la muerte de este último, el país se divide: el reino de Israel en el norte y el reino de Judá en el sur. Divididos, Israel sería conquistada en el año 722 c. C. por el Imperio Asirio y Judá, que había acogido a los refugiados de la invasión asiria de Israel, en el 586 a. C. por el Imperio Babilónico. Los israelitas fueron deportados por asirios y babilónicos.

Tras la conquista de los restos de los imperios asirio y babilónico, los persas permitieron a los israelitas volver a su tierra, y aunque se les permitió practicar su religión, la supervivencia de sus costrumbres no fue fácil. Tras la conquista del Imperio Persa por Alejandro Magno, a su muerte, el territorio de Israel se convirtió en parte del Imperio Seleúcida.

Tras la breve restauración asmonea de Israel, el reino cayó definitivamente bajo el Imperio Romano en el año 63 a. C. siendo devastado tras varios levantamientos, provocando una de las diásporas o dispersiones de los israelitas o judíos, que indistintamente tomaron el nombre de Israel o Judá.

El Reino de Lidia se encontraba al oeste de la península de Anatolia. Surgió tras la caída del Imperio Hitita, destruido por los Pueblos del Mar. Si bien no se considera al Reino de Lidia un pueblo griego, eran una cultura altamente helenizada. Fue el primer lugar del mundo donde se acuñó moneda, ya en el siglo VII a. C.


1. Los pueblos del Mar

- Lectura: Wikipedia. Pueblos del Mar




2. Los arameos

- Lectura: Wikipedia. Reinos arameos


3. Los fenicios

- Lectura: Wikipedia. Fenicia


4. Israel

- Lectura: Wikipedia. Historia del Antiguo Israel



5. Lidia

- Lectura: Wikipedia. Lidia


Historia Antigua de Oriente y Egipto

0 comentarios:

Publicar un comentario