lunes, 28 de abril de 2014

La controversia sobre Homo rudolfensis

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro

Homo rudolfensis es una especie de hominido fósil, que habitó en el este de África en el Pleistoceno inferior hace 1,9-2,4 millones de años. La asignación de la especie suscita una gran controversia. Fue propuesta por Valerii P. Alexeev en 1986, en base a un espécimen tipo, denominado KNM-ER 1470, hallado en Koobi Fora, en Kenia, en la orilla oriental del Lago Turkana, por Bernard Ngeneo, un miembro de equipo de Richard Leakey, en 1972.

El cráneo KNM-ER 1470 carece de cresta craneal, la bóveda craneal es más grande y menos robusta que la de los australopitecos, el rostro es prominente y robusto. Aunque inicialmente se le estimó una capacidad craneal de 750 cc, grande para un Homo habilis, una reconstrucción por ordenador realizada en 2007 determinó que el cráneo no se había reconstruido de forma adecuada y redujo su volumen a 575 cc, que estaría dentro del rango de Homo habilis.

El maxilar es cuadrado, con un paladar plano y muy corto, con gran anchura, que contrasta con la de los australopitecos. La dentición postcanina es bastante grande, con grandes coronas y raíces más complejas que en Homo habilis, con el último molar más grande que el segundo. Grandes alveolos sugieren potentes caninos e incisivos.

Los escasísimos materiales poscraneales indicarían una bipedación más lograda que la de Homo habilis

Réplica del cráneo KNM-ER 1470

Réplica del cráneo KNM-ER 1470

La asignación a una especie del cráneo KNM-ER-1470

Alexeev lo designó en 1986 como Pithecanthropus rudolfensis, aunque posteriormente se ha adscrito tanto a los géneros Homo como Australopithecus.

La opinión predominante en la actualidad es que el cráneo pertenece a la especie Homo habilis, pero no obstante posee unas marcadas diferencias morfológicas, como son la forma de la cara, que es más plana, larga e inclinada hacia delante; las medidas craneales en su conjunto (un 45% de las medidas que se compararon entre las dos especies superan el dimorfismo sexual de los gorilas) y el volumen craneal, que aunque en un principio se estimaba bastante superior el del cráneo, un estudio posterior les calcula similares; y unos dientes post-caninos más amplios y con raíces y coronas más complejas y esmalte más grueso.

Algunos autores han propuesto que se defina un nuevo género para esta especie en el que se incluya también a Homo habilis.

El Homo rudolfensis habitó en un periodo de tiempo comprendido entre 1,78 y 2,4 millones de años en el este de África, por lo que posiblemente hubo al menos tres especies de Homo en un espacio temporal en la misma zona de 1,78 millones a 2,03 millones de año, Homo habilis, Homo rudolfensis y Homo ergaster, así como de otros homínidos, como el Paranthropus boisei. Su área de dispersión parece haber sido exclusivamente el este africano, por lo que muchos paleoantropólogos lo consideran un endemismo.

El hecho de la coexistencia de tres especies inteligentes en África suscita un interesante debate. Parece clara la asociación de Homo habilis con las industrias líticas de Olduvai y de Homo rudolfensis con las del lago Turkana.

Esta coexistencia ha dado argumentos para sostener la hipótesis de que Homo ergaster descendería de Homo rudolfensis. Para otros expertos, Homo ergaster y Homo rudolfensis fueron especies hermanas descendientes de otra que vivió en África, hace 2-3 millones de años.



Paleontología Humana (Paleoantropología)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...