viernes, 24 de agosto de 2012

Clasificaciones empíricas

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro

A la hora de clasificar el clima empíricamente se deben elegir unas determinadas variables climáticas con sus correspondientes rangos de valores, que delimiten los distintos tipos de climas. Por ejemplo, si tomamos las temperatura podemos clasificar un clima en cálido, templado, fresco o frío, tomando como valor la temperatura media mensual. Si tomamos la precipitación, podemos clasificarlos en áridos, semiáridos, húmedos y muy húmedos.

Se ha intentado clasificar los climas dependiendo de su efecto en el suelo o en la habitabilidad humana. El efecto más utilizado ha sido el de la vegetación, ya que integra todas las características del clima, tanto es así, que una clasificación climática bien hecha tiene que coincidir con la distribución de la vegetación.


Clasificación climática en función de la temperatura

Las primeras clasificaciones se realizaron de acuerdo con este criterio. Además de la temperatura media, hay que valorar la amplitud térmica y los valores extremos.

Se considera la temperatura máxima mensual o temperatura del mes más cálido y la temperatura mínima mensual o temperatura del mes más frío.

Con estos valores, los climas se clasifican en los siguientes:

  1. Climas sin invierno de latitudes bajas. La temperatura media mensual es siempre mayor de 18 ºC.
  1. Climas sin verano de latitudes altas. Se considera que un clima no tiene verano cuando la temperatura mensual media no supere los 10 ºC.
  1. Climas de latitudes medias con verano e invierno. Estos climas comprenden desde la isoterma de 18 ºC del mes más frío y la isoterma de 10 ºC del mes más cálido.

El problema de esta clasificación es que no distingue entre zonas desérticas y húmedas que se encuentran en la misma zona climática.


Clasificación climática en función de la precipitación

Según la precipitación, los climas se dividirían en:

-         Áridos: 0-250 mm
-         Semiáridos: 250-500 mm
-         Subhúmedos: 500-1000 mm
-         Húmedos: 1000-2000 mm
-         Muy húmedos: más de 2000 mm

Tampoco esta clasificación es muy precisa, ya que igual el clima ártico con el desierto.


Clasificación climática en función de índices

Una mejor de mejorar las anteriores clasificaciones es combinarlas entre sí. De esta manera es como influyen en el desarrollo y variabilidad de la vegetación. Un factor decisivo en esta es la aridez o sequedad del terreno.

El balance hídrico de un terreno es el balance entre la precipitación y la evaporación. La evaporación depende de la temperatura y no es fácil de medir, aunque para ello existen distintos índices.

El índice de Gaussen se define en función de la temperatra media mensual (T, en ºC) y la precipitación media mensual (p, en mm), de tal manera que clasifica los meses de la siguiente forma:

-         2T > p : mes seco
-         2T < p : mes lluvioso

El índice racional de sequedad se define como

Id = Rn / L x p

Donde,

-         Rn = flujo neto de energía radiativa
-         L = calor latente del agua
-         P = precipitación

Mide el cociente entre la energía disponible para evaporar agua y el calor necesario para evaporar toda la precipitación.

Así:

-         Id > 3 : desierto
-         Id <3 : tundra

El índice de evapotranspiración potencial (ETP) tiene en cuenta, además de la evaporación, la transpiración de la vegetación. Es la máxima evaporación posible cuando el suelo está completamente cubierto de vegetación. Este valor no es fácil de medir, pero se puede definir un índice de humedad:

Ih = p/ETP

Donde p es la precipitación anual media en mm/día.

Otro índice de aridez es el de Koeppen. Se define un valor umbral de precipitación pc en función de temperatura anual media Ta, la precipitación anual media pa, la temperatura media de los 6 meses de verano pS y la temperatura de los 6 meses de invierno pW, de la siguiente forma:

pc es igual a 2Ta si pW ≥2 pS

pc es igual a 2Ta+28 si pS ≥2 pW

pc es igual a 2Ta+14 en otros casos


Climogramas

Un climograma es un gráfico en el que se representan las precipitaciones y las temperaturas de un lugar en un determinado período (habitualmente un año y por periodos mensuales). También puede denominarse diagrama climático, ombrograma o diagrama ombrotérmico.




El climograma es un gráfico de doble entrada en el que se presentan resumidos los valores de precipitación, temperatura y clima recogidos en una estación meteorológica. Se presentan en cada mes del año la precipitación total caída durante el mes y la temperatura media mensual (media de la temperatura media diaria de cada día del mes, y esta a su vez media de la máxima y la mínima en 24 horas), ambas variables en forma de datos medios sobre un número amplio de años observados: unos treinta si se quiere obtener conclusiones climáticas significativas, unos cinco si se quieren estudiar las tendencias coyunturales, o también de un sólo año.

Los climogramas tienen un eje de abscisas donde se encuentran los meses del año, un eje de ordenadas a la izquierda (normalmente) donde se encuentra la escala de las temperaturas y un eje de ordenadas a la derecha donde se encuentra la escala de las precipitaciones. Aunque a veces no se haga así, la escala de precipitaciones debe ser siempre el doble que la de temperaturas si se quiere que el climograma represente correctamente la existencia o no de estación seca, según el índice de Gaussen.

Curso de clasificación climática:


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...