martes, 12 de noviembre de 2013

Primatología

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro
Primatólogo

La primatología es el estudio científico de los primates, que es el orden de mamíferos al que pertenece la humanidad y sus parientes biológicamente más cercanos. Es una ciencia multidisciplinar que abarca aspectos de biología, antropología, psicología, ecología, paleontología, entre otras.

Su rango de estudio también es muy variado, ya que comprende desde la anatomía de los ancestros de los primates hasta los estudios en campo sobre el comportamiento y ecología de las especies actuales. Asimismo también lleva a cabo experimentos sobre la fisiología de los primates y el lenguaje de los simios.

Actualmente, los primates o simios viven en una amplia variedad de ambientes de tierras bajas, húmedas, secas y montañosas, tantos calientes, como frías, en todos los continentes menos Europa, en zonas de influencia ecuatorial. La mayoría de investigaciones primatológicas de campo se realizan en estaciones de investigación, que constan de un edificio o conjunto de edificios, con laboratorio y biblioteca. Algunos de estos son la estación del Smithsonian Barro Colorado en Panamá, el Centro de Investigación de Gombe Stream, en Tanzania, y la estación de D'Etudes et des Gorilles Chimpanzés en Parque Nacional del Lope, Gabón. Otros no están tan bien equipados como la Estación Biológica Cocha Cashu en el Perú, en la que los investigadores han de dormir en tiendas de campaña, y no hay agua corriente, ni electricidad, o la estación de investigación en el Parque Nacional propuesto Ebo, Camerún, que está a ocho horas de caminata desde el pueblo más cercano y no hay electricidad. Otros investigadores  desarrollan sus actividades en las comunidades locales, a veces compartiendo la casa de alguien. Esto tiene la ventaja del conocimiento de la relación entre los primates del estudio y las poblaciones humanas locales. es uno de los objetivos de la investigación.

El trabajo del primatólogo de campo consiste en levantarse antes del amanecer, registrar los datos climáticos, y adentrarse en la zona de los primates, normalmente un bosque, con un equipo consistente en, por lo menos, una brújula, tijeras de podar (el bosque puede ser muy denso o cerrado en algunas partes, pero siempre hay que intentar minimizar la alteración de la vegetación), notebooks u hojas y lápices, bolsas de recogida de muestras (heces, pelos, frutos o semillas), una cámara fotográfica, y el almuerzo.

Es un trabajo duro, ya que hay que pasar mucho tiempo lejos de la estación de investigación por la recogida de datos (a todas las horas del día en la mayoría de los sitios) y ésta es a menudo difícil, ya que en muchas regiones, los primates permanecen sólo en áreas inaccesibles para los cazadores o por su propio hábitat, lo que puede significar llegar a altas montañas o atravesar profundos valles. Los tipos de datos que deben recogerse, obviamente, dependen del tipo de investigación que se aborda. Los datos, ya sean notas escritas a mano, fotografías, vídeos, o muestras biológicas para estudios genéticos y botánicos, son realmente valiosos, ya que llevan mucho tiempo y esfuerzo, y también gasto de dinero.

Los datos, ya sean escritos en papel o software en formato electrónico, son valiosos por lo que debe evitarse su pérdida o extravío. Una vez que llegan a una oficina, el análisis de datos puede comenzar en serio. Estos datos proporcionarán el mundo las respuestas a preguntas de investigación. Luego, las investigaciones se plasmarán en artículos científicos e informes que se presentarán a las autoridades competentes de vida silvestre nacionales, siendo esto último muchas veces un requisito legal y absolutamente vital para garantizar que no pongan en peligro las posibilidades de investigación de los futuros primatólogos de campo.

Un aspecto importante, en cuanto al estudio de campo, es si los animales a estudiar están acostumbrados a la presencia humana. La habituación hace que los animales sean vulnerables a la caza furtiva y otras amenazas, ya que pierden el miedo a los humanos, y por lo tanto, es importante decidir si deben habituarse animales silvestres con fines de investigación. Los primates habituados, sin embargo, ofrecen oportunidades sin precedentes para la investigación del comportamiento. Una vez que los animales de estudio se han habituado, la investigación puede consistir en estudiar con detalle el comportamiento individual de un animal a lo largo de todo el día. Estos datos pueden ser complementados mediante el registro de todo el grupo y el registro de la actividad de cada individuo en un momento determinado, quizá con intervalos de diez minutos. Este tipo de investigación de la conducta suele necesitar análisis estadísticos. Lo que parecen horas de grabación, que parecen ser datos sin sentido, con el tiempo conducen a respuestas de preguntas de investigación.

Por otro lado, el estudio de los animales no habituados puede conducir a la frustración de no conseguir unos buenos resultados en una investigación de las especies estudiadas en el campo. Una buena planificación debe permitir la predicción de la probabilidad de detección de las especies en estudio, y probablemente conduzca al desarrollo de métodos indirectos de abordar cuestiones de investigación. El estudio de los animales no habituados puede ser frustrante, su naturaleza reservada es legendaria, y la recopilación, incluso de datos básicos, sobre grupos de tallas y composición por sexo y edad es muy difícil. Así, los estudios de animales no habituados por lo general se basan en métodos indirectos para hacer frente a cuestiones de investigación (por ejemplo, la medición del diámetro de las heces nos da una aproximación al tamaño del cuerpo del animal que lo depositó) y, a menudo han logrado desarrollar excelentes habilidades de seguimiento tanto de las especies, como de los signos de su presencia.

Entre el campo de investigación biológico de la primatología se halla encontrar respuestas a preguntas teóricas de investigación sobre, por ejemplo, los aspectos de comportamiento y la ecología. Los primatólogos de campo también estudian primates para mejorar sobre todo su estado de conservación, con realización de estudios periódicos de seguimiento para informar a las estrategias de gestión, o participar más estrechamente con las comunidades locales a fin de sensibilizarlos sobre las amenazas a las especies en peligro de extinción.



Paleontología Humana (Paleoantropología)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...