lunes, 17 de febrero de 2014

Australopithecus afarensis

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro

Australopithecus afarensis, homínido australopecino, vivió hace entre los 3 y 3,7 millones de años. Era de morfología delgada y grácil. La mayoría de la comunidad científica considera que puede ser un antepasado del género Homo.

Se piensa que solo vivió en una zona concreta, en el este de África (Etiopía, Tanzania y Kenia).

Fue descubierto el 24 de noviembre de 1974 por Donald Johanson, Yves Coppens y Tim White en el yacimiento de Hadar, en el valle del río Awash, en Etiopía. El espécimen encontrado en aquel momento fue mundialmente conocido como Lucy, que viene de la canción Lucy in the sky with diamonds del grupo musical The Beatles, que escuchaban los miembros del grupo investigador la noche posterior al hallazgo.

Lucy era el Australopithecus mejor conservado hasta entonces. Los restos de Lucy fueron encontrados en el lugar donde habitaba la tribu Afar, de ahí el nombre Australopithecus afarensis. Junto a este, había otros doce individuos de la misma especie, incluido cráneos.

Reconstrucción de Lucy en el Museo de Historia Natura de Cleveland

Reconstrucción de Lucy en el Museo de Historia Natural de Cleveland

Su descubrimiento hizo ver que la capacidad para caminar erguido, en posición bípeda, como los humanos actuales, fue muy anterior al desarrollo del cerebro. El estudio de su dentadura aclaró aspectos fundamentales sobre la evolución de los homínidos y descubrió la evolución simultánea de géneros, de esta manera  manera que la línea de los homínidos Paranthropus, se separó de otras y en particular de la que evolucionó hacia Homo.

Australopithecus afarensis es, como todos los australopitecinos, un primate bípedo erguido, pero diferente a los humanos en varios aspectos. El dedo gordo del pie se dirige a la línea media, y ya no es prensil, y por tanto sin capacidad de agarrar con el mismo (una característica de los otros primates). El pie modificado de Australopithecus afarensis muestra que los australopitecinos poseen un pie modificado para conseguir una mayor eficiencia del aparato locomotor bípedo, a expensas de las capacidades de escalada. Probablemente era bastante un bípedo caminante eficiente en distancias cortas, y la separación de las huellas en Laetoli indica que iban caminando a 1 m/s, o por encima, lo que coincide con las pequeñas ciudades la velocidad de marcha humanos. Sin embargo, esto puede ser cuestionado, ya que las huellas de Laetoli puede que no correspondan al Australopithecus. Muchos científicos también dudan del bipedismo, y argumentan que incluso si el Australopithecus caminó con dos piernas, no anduvo de la misma manera que los seres humanos. Algunos estudios sostienen que su vida era en parte arbórea. La anatomía de las manos, los pies y las articulaciones de los hombros favorece esta última interpretación. En particular, la morfología del omóplato parece ser simiesca y muy diferente de los humanos modernos.

Las falanges de los dedos eran curvadas, tanto de las manos como de los pies, de forma más marcada en estos últimos. Esta característica sugiere que tenían gran capacidad de subir y colgarse de las ramas de los arboles, por lo que se piensa que los arboles eran su medio más o menos habitual.

Los cambios climáticos que ocurrieron hace unos 10-11 millones de años, afectaron a los bosques de África central y oriental, ya que los claros y zonas despejadas en los mismos, ya no permitían viajar a través de la copa de los árboles, y en estos tiempos los homínidos ancestrales podrían haberse adaptado al comportamiento de caminar en posición vertical para andar por el suelo, mientras que los antepasados ​​de los gorilas y los chimpancés se volvieron más especializados en la vida arbórea, con posturas de cadera doblada, rodilla doblada, y caminata de nudillos en el suelo. Este australopecino habría hecho uso del bipedismo en posición vertical para moverse por la tierra, sin dejar de tener los brazos bien adaptadas para trepar a los árboles más pequeños. Sin embargo, los chimpancés y los gorilas, que son los parientes vivos más cercanos a los seres humanos, comparten características anatómicas con Australophitecus afarensis, incluyendo un hueso de la muñeca fusionado, mecanismo de bloqueo de la misma, que también podría indicar la caminata de nudillos por los antepasados ​​humanos.

La articulación del hombro también está orientada mucho más cranealmente (hacia el cráneo) que en humanos modernos, pero similar a la de los actuales simios. En combinación con los brazos relativamente largos, se piensa que Australopithecus afarensis ha tenido una mayor capacidad para usar el brazo por encima de la cabeza en la escalada. Por otra parte, los análisis de los cráneos revelan una morfología ósea, que no apoya una locomoción bípeda completa.

Su capacidad craneal era bastante menor que la humana, 375 a 550 centímetros cúbicos. Tenía un cerebro del tamaño del de un chimpancé y cercano a la tercera parte del humano actual promedio, aunque en comparación con el tamaño del cuerpo era relativamente grande. Además, su cara era bastante grande y se proyectaba delante del cráneo, debido al tamaño de los dientes (prognatismo). El cráneo presenta pequeñas crestas sagitales y nucales, comparables a los del gorila macho actual, pero mucho más pequeñas.

A diferencia de otros homínidos, los caninos de Australopithecus afarensis son reducidos aunque se proyectan ligeramente delante del diente adyacente. Los incisivos son grandes, asociados al régimen frugívoro. Los molares y premolares son de notable tamaño, con superficies planas. De su boca también se concluye que el paladar es muy similar al humano actual porque aunque es grande, forma una curva que no es parabólica, ni de lados paralelos, como en los grandes simios.

Su pecho no tenía forma de barril, como en los humanos, sino que se estrechaba agudamente hacia arriba (forma de campana).

El dimorfismo sexual era muy marcado, siendo los machos mucho más corpulentos que las hembras, con un promedio de masa corporal de 45 kg para los machos y 29 kg para las hembras.

Reconstrucción de Lucy en la Institución Smithsoniana

Reconstrucción de Lucy en la Institución Smithsoniana

La pelvis es mucho más similar a la humana que a la de los simios. Las palas ilíacas son cortas y anchas, el sacro es amplio y se coloca directamente detrás de la articulación de la cadera. La evidencia de un fuerte apego a los extensores de la rodilla es clara.

La pérdida de la posibilidad de agarre de la extremidad posterior aumentaría el riesgo de caída de una cría, al contrario de lo que ocurre, por ejemplo, en orangutanes y monos arañas. La cría no hubiera podido mantener un agarre tan fuerte, sin la ayuda de la madre. El problema de agarrar a la cría se multiplica si la madre también tiene que subir a los árboles.



Paleontología Humana (Paleoantropología)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...