martes, 18 de febrero de 2014

Homo erectus

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro

Homo erectus es un homínido extinguido, que vivió entre 300.000 años y 1,8 millones de años, en el Pleistoceno inferior y medio.

El hombre de Java (Homo erectus erectus), fue el primer representante de Homo erectus en ser descubierto. Fue encontrado y descrito originalmente en Java por el científico, de profesión médico, Eugène Dubois quien lo nombró inicialmente Pithecanthropus erectus. La palabra pithecantropus deriva de raíces griegas y significa hombre mono.

Dubois encontró los restos en el lugar de Trinil en la Isla de Java en 1891. El hallazgo consistió en la tapa de un cráneo. Un año después fueron descubiertos un fémur y dos muelas a dieciséis metros de donde se encontró la tapa de la calavera. Dubois consideró que todas las piezas provenían del mismo individuo y las fechó con una antigüedad de medio millón de años. Además, calculó la capacidad craneana en 855 cm³.

En la década de 1930 el paleontólogo alemán Ralpf von Koenigswald obtuvo nuevos fósiles, tanto cerca de Trinil como en nuevas localidades como Sangiran (a unos 75 km). En 1939 von Koenigswald y Franz Wiedenreich trabajaron para definir una relación precisa entre los fósiles de Trinill y Sangiran con los del Hombre de Pekín denominado por entonces Sinanthropus pekinensis y concluyeron destacando las semejanzas claves entre ellos que demuestran que representan una misma forma humana antigua. En 1940 Weidenreich reinterpretó los restos de Trinil y Java como Homo erectus iavanensis, pero se renombraron definitivamente por Dobzhansky (1944) como Homo erectus erectus.

Restos de Homo erectus descubiertos por Dubois

Restos de Homo erectus descubiertos por Dubois
Dubois nunca aceptó que los fósiles que encontró en Trinil pudieran relacionarse como una misma especie o forma humana con los de Trinil y Sangiran. También Dubois había encontrado dos calaveras obviamente humanas a 100 km en Wadjak un yacimiento de fecha dudosa, que podía datar de hace 50.000 años. Los detractores de la evolución acusaron a Dubois ocultar esta información para dar más credibilidad a sus otros descubrimientos. Nuevas pruebas sobre la fauna del mismo estrato marcan que estos cráneos, llamados Wadjak 1 y 2, son del Holoceno, lo que los desvincula completamente del Homo erectus.

Homo erectus vivió en Asia oriental (China, Indonesia). En África se han hallado restos de fósiles afines que con frecuencia han sido incluidos en otra especie, Homo ergaster. En Europa, los restos fósiles hallados en Italia y España, también han sido clasificados como Homo erectus, pero muchos especialistas piensan que es acertado, en principio, reservar el nombre Homo erectus para los fósiles asiáticos.

Uno de los rasgos más comúnmente asociados con el Homo erectus es el aumento del tamaño del cuerpo. Poseía un cuerpo robusto con una media de 1,70-1,80 metros de altura, pesaba cerca de 70 kilogramos y caminaba en posición erecta. Posiblemente se desplazaba en pequeños grupos familiares, vivía en cavernas y cazaba en los bosques.

Tenía una capacidad cerebral mayor que la del Homo habilis. Los primeros restos que se encontraron del Hombre de Java muestran una capacidad craneal de 850 centímetros cúbicos, superior a los 650 cc del Homo Habilis. mientras que los que se encontraron posteriormente llegan a los 1.100 cc. Su capacidad craneal media, de unos 940 cc, es intermedia entre los 1.200-1.500 del hombre moderno y los 600 cc del gorila. El cerebro del hombre de Java era mucho más grande y con un mayor número de circunvoluciones que el del cualquiera de los monos primitivos o vivientes, y tenía más características humanas que simiescas.

A medida que el tamaño del cuerpo de los homínidos aumenta, también lo hace el tamaño del cerebro. Además del aumento absoluto en el volumen cerebral que acompaña a un aumento en el tamaño del cuerpo, también hay un aumento proporcional. Esto se conoce como encefalización, y es una característica importante de Homo erectus. A lo largo de la historia evolutiva de Homo erectus hay pruebas sustanciales de selección dirigida a aumentar la encefalización, de modo que mientras los primeros miembros del linaje tienen una capacidad craneal de 600 a 800 cc, las capacidades craneales de la mayoría de los ejemplares posteriores están muy por encima de 1.000 cc, que está dentro el rango inferior de los humanos contemporáneos, sin que parezca mucho más grande en tamaño corporal que los principios de Homo erectus.

El gran cuerpo y cerebro grande del Homo erectus necesita más energía, y por tanto más alimentos que los homínidos anteriores. Estructuras biológicas más grandes, sobre todo las de alto consumo energético, como los músculos y cerebros, requieren mayores consumos de energía para mantenerlos. Por lo tanto, Homo erectus a menudo es reconstruido como ocupando un nicho ecológico intensificado. El nicho intensificado va de la mano con la expansión del cerebro y el tamaño corporal. Cuerpos más grandes y extremidades más largas aumentan la eficiencia del aparato locomotor.

Homo erectus podría cubrir más terreno de día a día, a través de caminar o correr, que los homínidos más pequeños y con menor coste energético. Además, el cerebro más grande dio estos homínidos mejores capacidades para el procesamiento de información ecológica compleja a través del terreno, proporcionándole una alimentación de mayor calidad. Hay una evidencia clara de que Homo erectus comió cadáveres de animales de mediano y gran tamaño a través de la caza o utilización de sus restos, ya que se han encontrado restos fósiles de animales con marcas de corte que indican una comida carnívora. Este comportamiento, carnívoro, es un cambio ecológico respecto a los homínidos anteriores. Mientras que los primeros especímenes de Homo erectus se encuentran en asociación con las herramientas de piedra muy básicas, que se refieren típicamente como la industria lítica olduvayense, hace 1.500.000 años las poblaciones de Homo erectus fueron creando un conjunto más complejo de herramientas conocidas como la industria lítica achelense.

Poseía un marcado toro supraorbitario y una fuerte mandíbula sin mentón, pero de dientes relativamente pequeños. 

El cambio en la ecología asociada a Homo erectus coincide con un cambio correspondiente en la dentición y las mandíbulas de esta especie. En relación a los australopitecinos, el tamaño de la dentición de premolares y molares se reduce drásticamente en Homo erectus. El cuerpo de la mandíbula (es decir, la parte sin dientes que se une al cráneo) también muestra un aumento de gracilidad o esbeltez, con una reducción característica en la amplitud relativa de la estructura y de apoyo de las estructuras de masticación. Parece ser que Homo erectus tenía una dieta diversa y amplia. La comida que ingiere un organismo puede producir cambios sutiles en la química de los tejidos del cuerpo, incluyendo la dentina y el esmalte que forman la corona de un diente. A partir de esta información, las investigaciones realizadas a través de la química de isótopos estables de Homo erectus, también apoyan la idea de una dieta flexible y diversa. Cualquiera que sea la flora y la fauna, Homo erectus comió en las diversas zonas geográficas donde se encuentran sus fósiles. Sus dientes y la anatomía de la mandíbula revelan que su dieta no requería las mismas adaptaciones masticatorias robustas, como las de los australopitecus.

Reconstrucción de Homo erectus

Reconstrucción de Homo erectus
Es objeto de discusión científica si presentaba un mayor dimorfismo sexual que en el hombre moderno. El dimorfismo sexual, las diferencias físicas entre hombres y mujeres, es una fuente importante de variación dentro de las especies, y en los primates puede ser un indicador de la estrategia reproductiva y la dinámica de grupo. El dimorfismo sexual, dado su papel en la variación intraespecífica, también puede ser un factor de confusión en la identificación taxonómica. La gran cantidad de variación en el tamaño observado en Homo erectus, tomados principalmente de restos fósiles fragmentarios, hace difícil estimar los niveles medios de dimorfismo. El registro fósil de Homo erectus proporciona una evidencia clara de una amplia gama de variación en el tamaño del esqueleto, que como mínimo, equivale a la observada en las poblaciones humanas que viven, pero no proporciona pruebas concluyentes de que los hombres fueron sistemáticamente mayores que las hembras, en mayor medida de lo que son hoy. Si Homo erectus tenía dimorfismo más sexual que Homo sapiens, es fácil concluir que la competencia masculina dependía más del tamaño del cuerpo que hoy en día.

El hombre de Java poseía la porción del cerebro que controla el lenguaje, aunque se ignora si efectivamente hablaba. El lenguaje es tal vez el rasgo humano distintivo, pero puede ser difícil de evaluar directamente desde el registro fósil. Los intentos de identificar la capacidad lingüística en los restos óseos fosilizados de Homo erectus se han centrado en los aspectos del sistema nervioso, incluyendo el tamaño del canal vertebral, que es una aproximación para el tamaño de la médula espinal, y las características externas de endomoldes (fósiles naturales del espacio endocraneal y estimar el tamaño del cerebro y la forma). Hasta el momento, no ha habido hallazgos anatómicos definitivos, por lo que los investigadores rechazan la idea de que el Homo erectus era capaz de hablar algo similar a una idioma primitivo.

Más recientemente, los argumentos acerca de los orígenes del lenguaje se han centrado en las historias reconstruidas de los genes asociados con la producción del lenguaje en los seres humanos. La recuperación de las antiguas secuencias genéticas de los neandertales y otros especímenes humanos arcaicos (por ejemplo, una muestra de la Cueva Denisova en Siberia, Rusia) han proporcionado una nueva visión de la historia genética de la producción del lenguaje. Los estudios genéticos de genomas asociados con el lenguaje sugieren que este gen probablemente se remonta al menos al Pleistoceno Medio. No existe ADN de Homo erectus para realizar la investigación, pero todo parece indicar que el lenguaje está claro sólo con neandertales y Homo sapiens, aunque tampoco existen evidencias para rechazar la idea de que Homo erectus no poseyera capacidades lingüisticas.

Probablemente dominaba el fuego, ya que la cueva de Black, próxima a Pekín, contenía restos de hogueras, lo cual significa que había sido descubierto el fuego hace unos 500 000 años.

En definitiva, Homo erectus representa una importante transformación de los homínidos anteriores, como los australopitecos, a una especie mucho más parecida a los humanos modernos. Era más grande, más inteligente y más capacitado para ocupar y sobrevivir en diferentes paisajes en un mundo cambiante.



Paleontología Humana (Paleoantropología)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...