Los australopitecos robustos


Las características de estas especies se basan en primer lugar por una capacidad endocraneana entre 500 y 530 centímetros cúbicos (la media se sitúa en 520 cm3), la mayor entre los australopitecos. Sus rasgos presentan una clara robustez, de lo que deriva su nombre especifico. Sus incisivos y caninos son pequeños y se presenta una mayor expansión de premolares y molares. Los arcos cigomáticos muestran unos pómulos amplios y unas grandes mandíbulas.

La mayoría presenta una cresta sagital pronunciada, que unida a los otros caracteres ha llevado a considerar una gran adaptación masticatoria, especializada en aplicar una mayor fuerza vertical en la masticación. Para algunos autores la degradación que presentan en el esmalte dental viene de elementos abrasivos (posiblemente tierra), durante la masticación de plantas y bulbos subterráneos. Para otros, el desgaste de las piezas dentarias radica en una dieta más rica en vegetales fibrosos que la que poseía el Australopithecus africanus. Dadas estas interpretaciones sobre su comportamiento, al Zinjanthropus se le denominó "cascanueces".

El surgimiento de estas especies está asociado a un ambiente más árido, con plantas más fibrosas y duras, que incluirían bulbos subterráneos.

Habrían vivido hace 1,1-2,6 millones de años. Para algunos paleontólogos los australopitecinos robustos pertenecen a Australopithecus, pero la mayoría coinciden en que tienen características propias y definidas.

Los restos postcraneales descubiertos del Australopithecus robustus presentan similitudes con el Australopithecus africanus, si bien era algo más grande, ya que su peso se ha estimado entre 46 y 62 kilos y una altura media entre 1,5 y 1,6 metros. Puede haber debates sobre la filogenia del australopiteco en relación con el Homo, pero hoy nadie pone en duda que el Australopithecus robustus y el Australopithecus boisei están fuera de esta línea, extinguiéndose hace 700.000 años y calculándose su aparición hace aproximadamente 2 millones de años.

Su mayor capacidad cerebral ha sugerido la posibilidad del uso de herramientas. El único tipo de herramientas usadas serían fragmentos de hueso y cuernos, como los encontrados en Swatrkrans, que se hallan desgastados de la misma forma en que se desgastarían si hubieran sido usados para excavar. Pero en todo caso, no es una evidencia firme.

Se consideran una separación de la línea que conduciría a Homo. Reforzada esta tesis por el descubrimiento de Australopithecus garhi, especie de homínido extinguido que habitó en la zona de la actual Etiopía hace unos 2,5 millones de años, en el Pleistoceno inferior y descubierto en 1996. y que inicialmente se creyó que era el eslabón perdido entre los géneros Australopithecus y Homo, y por lo tanto un ancestro de nuestra especie. Sin embargo Australopithecus garhi es más avanzado que cualquier otro australopiteco, y una especie posiblemente contemporánea de las especies ancestrales de Homo, por lo tanto no es probable que sea un ancestro humano. Por tanto existirían tres líneas, una de la Australopithecus garhi, otra la de los australopitecos robustos y otra la que daría lugar a Homo.

Inicialmente se les encuadró en el género Zinjanthropus, posterioremente Robinson les denominó Paranthropus y más tarde, tras el descubrimiento de Mary Leakey como Australopithecus. Hoy día, hay discusión entre si pertenecen al género Australopithecus o a otro distinto, Paranthropus, pero predomina la denominación del género Paranthropus, del que se han descrito tres especies:

 -Paranthropus aethiopicus. Es la primera que aparece hace 2,5 millones de años. Habitó en África Oriental. De rostro macizo, con prominente cresta sagital, posiblemente dio origen a las otras dos especies.

Paranthropus boisei. Tenía una apariencia todavía más robusta, con características craneales están especializadas para el consumo de vegetales duros. Gran dimorfismo sexual, siendo mucho más grande el cuerpo del macho que de la hembra. Situado entre 2,3 y 1,2 m.a. Habitó en África Oriental hace 1,2-2,3 millones de años.

Paranthropus robustus. De huesos especialmente gruesos, rostro alto y alargado. con piezas dentarias macizas. Vivió en Sudáfrica hace 1,5-1,8 millones de años. Coexistió con los Homo un millón de años, hasta que se extinguió.



Paleontología Humana (Paleoantropología)

0 comentarios:

Publicar un comentario