miércoles, 13 de noviembre de 2013

Sistemas sociales en los primates

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro
Familia de primates

El sistema social de una especie dada es el resultado, por una parte, de su estructura social, tamaño y composición de un grupo típico de esa especie, y por otro lado, su organización social, cómo se organizan los individuos (es decir, los patrones de espaciamiento, las interacciones sociales, filopatría (si uno o ambos sexos permanecen en su grupo natal), y la dispersión (si uno o ambos sexos se muda a un nuevo grupo para reproducirse) que caracterizan a la especie. Cada especie también tiende a tener una característica del sistema de acoplamiento (es decir, el patrón de apareamiento entre los miembros de cada sexo). Todos estos aspectos de las sociedades de primates varían ampliamente en el orden de los primates.

Los primates menos gregarios tienen un sistema social solitario o de individuos solitarios. En estos primates, el territorio de un macho adulto se superpone al territorio de una o más hembras adultas, Cada individuo mantiene el contacto social, principalmente mediante la comunicación vocal y/u olfativa. Estos primates son típicamente nocturnos, la búsqueda de alimento la realizan de noche y viven los árboles durante el día. El sistema de apareamiento de estos primates es generalmente poliginia (es decir, cada macho se aparea con varias hembras). Este tipo de sistema social caracteriza a galagos, loris, algunos lémures, y orangutanes. En particular, los orangutanes son los únicos primates antropoides con un sistema social solitario.

Monos tití, monos búho, algunos titíes y tamarinos, y muchos gibones y siamangs) se caracterizan por un sistema social de grupos familiares. Aquí, un macho adulto y una hembra adulta forman un pequeño grupo social y defienden un territorio de otros pares. El sistema de apareamiento en estos grupos es por lo general monógamo (sólo uno macho se aparea con solamente una hembra), aunque se han observado cópulas fuera de la pareja, y el macho por lo general participa en el cuidado de la descendencia, que es inusual para mamíferos machos.

Muchos de los titíes y tamarinos se caracterizan por la cría cooperativa, en un sistema social denominado sistema social de familias con ayudantes. En este tipo de sistema, por lo general una hembra dominantes suprime la reproducción de cualquiera de las hembras subordinadas mediante señales de feromonas (a través del olfato) y/o agresión. Por lo general, hay más de un macho reproductor, por lo tanto el sistema de apareamiento es poliándrico, una rareza entre los mamíferos. Algunos o todos los individuos de estos grupos participan en el cuidado de hijos, por eso a este sistema social también se le llama de poliandria cooperativa. .

Uno de los sistemas sociales de los primates más comunes es el de macho único o harén, que caracteriza a la mayoría de los monos aulladores y algunos gorilas. En este caso, un solo adulto de sexo masculino defiende a un grupo, preserva a las hembras de otros machos y, mientras dure su mandato, goza de un acceso exclusivo al apareamiento de las hembras (es decir, la poligamia ). A veces llamado harenes , estos grupos están siempre en riesgo de absorción por los varones no residentes, que normalmente forman grupos de varones a la espera de su oportunidad de convertirse en un macho residente. A menudo, las adquisiciones son acompañados por el infanticidio , en la que el nuevo macho residente mata a los pequeños recién nacidos en el grupo. Este comportamiento tiene el efecto de poner a las madres de nuevo en celo (receptividad sexual) más rápido de lo que sería de otra manera.

También es común entre los primates son grupos de varias hembras de varios machos, en la que varios individuos de cada sexo forman grandes grupos sociales en los que el sistema de apareamiento es generalmente polígamo, apareándose con varios miembros del sexo opuesto. Se ha llamado a este sistema social grupos multimacho. Este tipo de sistema social caracteriza a muchos monos macacos, entre ellos, la mayoría de los babuinos, monos verdes, capuchinos, monos ardilla, monos lanudos, así como algunos lémures. En la mayoría de estas especies, las hembras son philopatric y los machos se dispersan.

Una variante del sistema social de grupos multimacho son la comunidades abiertas, formadas por machos con lazos de parentesco que defienden un territorio en el que las hembras, solas o en pequeños grupos, se mueven in­dependientemente para evitar la competencia por el alimento. Característico de los chimpancés, bonobos, monos araña, y algunos otros monos. Las comunidades son menos cohesivas que los grupos de varias mujeres de múltiples machos. Estos grupos ocupan grandes áreas de acción en el que las zonas de búsqueda de alimento se fragmentan y se unen en el tiempo con los cambios en la disponibilidad de recursos y el estado reproductivo de las hembras. Estos sistemas sociales se caracterizan típicamente por la dispersión femenina y la filopatría masculina.

El tipo más complejo de sistema social encontrado en primates, y en los mamíferos en su conjunto, es la sociedad multinivel (también conocida como un jerárquica o modular), que caracteriza a babuinos, monos de nariz chata, y un algunos otros mamíferos como los elefantes. En este tipo de sistema, hay por lo menos tres niveles de la estructura social: la unidad de un solo macho, la banda, y la tropa o manada . La unidad de un sólo macho, llamada OMU, de One-Male-Unit, es la unidad de reproducción y se compone de un macho líder y varias hembras, y la banda es la unidad ecológica por la que buscan alimento y duermen juntos, y la tropa o la manada es una agrupación temporal en un sitio para dormir o un área de forrajeo. En este tipo de sistema social suele haber poligamia y las OMUs están siempre en riesgo a consecuencia de los machos sin pareja, que pueden cometer infanticidio tras hacerse cargo de las mujeres con crías.

Por otra parte, hay que tener cuidado de no hacer suposiciones acerca de una especie y su sistema de apareamiento simplemente en la observación de su sistema social, ya que puede existir una variabilidad interespecífica. Por ejemplo, en los grupos de múltiples machos varias mujeres de gorilas pueden tener una estructura de dominio por edades en el que sólo se permite el más antiguo, de mayor rango, macho alfa con la hembra alfa. En principio se pensó que los gibones eran monógamos, pero las observaciones de apareamiento fuera de la pareja (es decir, cópulas con individuos extraños a la unión de la pareja) confirmaron que no siempre son monógamos, pero a veces son polígamos, poliandriandricos, o ambas cosas.

Se ha dicho que el sistema social de los primates humanos es de cuidado biparental­, ya que el padre colabora en la crianza de los hijos, siendo importante para la madre, ya que dedica sus energías durante bastante tiempo, dado el lento crecimiento de los niños y su larga dependencia. La continua recep­tividad sexual de la mujer y la ocultación del momento de ovulación, por otra, hacen que el hombre tenga que copular con la mujer regularmente para asegurar la fertilización y la paternidad frente a otros frente a otros
machos competidores. Todo esto favorece que la mujer desarrolle me­canismos para asegurarse la fidelidad del hombre y la permanencia de él a su lado, maximizando su éxito reproductor mediante la monogamia.



Para saber más y ampliar conocimientos

CARLOS GIL-BURMANN, Carlos; PELÁEZ DEL HIERRO, Fernando; SÁNCHEZ RODRíGUEZ, Susana. Factores ecológicos y sistemas sociales de los primates.  En Etología. Bases biológicas de la conducta animal y humana. Pirámide, 1997. Disponible en Internet: 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...