El origen del comportamiento humano moderno


Los orígenes del comportamiento humano moderno se caracterizan por una mayor complejidad simbólica y tecnológica en el registro arqueológico. En el oeste de Eurasia esta transición, en el Paleolítico Superior, se produjo hace unos 45.000 años, pero muchas de sus características aparecen transitoriamente en el sur de África unos 45.000 años antes. Se demuestra que la demografía es un factor determinante en el mantenimiento de la complejidad cultural y que la variación en la densidad de la población y/o el resultado de las actividades migratorias en la estructuración espacial de la acumulación de habilidades culturales. Estimaciones genéticas del tamaño de la población regional a través del tiempo muestran que las densidades a principios del Paleolítico Superior de Europa eran similares a los del África subsahariana, cuando el comportamiento moderno apareció por primera vez. Los factores demográficos pueden así explicar la variación geográfica en el momento de la primera aparición de un comportamiento moderno sin invocar una mayor capacidad cognitiva.


El comportamiento humano moderno

Uno de los principales problemas en la paleoantropología y la arqueología es saber cuando nuestros antepasados homínidos ​​llegaron a ser como nosotros. Los seres humanos que viven hoy han desarrollado la capacidad del comportamiento moderno. Este puede ser reconocido por la cultura creativa e innovadora, el lenguaje, el arte, las creencias religiosas, y las tecnologías complejas. Una de las capacidades evolucionadas subyacentes al comportamiento moderno es la capacidad de comunicarse de manera habitual y sin esfuerzo mediante símbolos. La omnipresencia del simbolismo en la actual cultura humana es la razón por la cual los arqueólogos con frecuencia la buscan en objetos que reflejan el comportamiento mediante símbolos. El comportamiento moderno también consta de otros componentes, como la resolución avanzada de problemas y la capacidad de planificación de largo alcance. Los objetos arqueológicos que fueron producidos pensando en futuras acciones, anticipándose a los problemas y preparando las respuestas, muestran una evidencia de las habilidades de planificación modernas.


Las huellas del comportamiento moderno en el registro arqueológico

En esto hay un vivo debate y puntos de vista divergentes sobre los marcadores apropiados para el comportamiento moderno en el registro arqueológico. Muchas discusiones no utilizan estándares teóricamente desarrollados como capacidades de simbolismo o de planificación para identificar el comportamiento moderno, sino que se basan en el propio registro arqueológico como guía. El comportamiento moderno se ha deducido a partir de ciertos rasgos en el registro arqueológico. Estas características incluyen la normalización de los tipos de artefactos, la tecnología, el trabajo del hueso y otros materiales orgánicos, adornos personales y artísticos o imágenes, espacios estructurados, el ritual, la intensificación económica, conocimiento geográficos y ampliación de redes de intercambio. Este enfoque para identificar los orígenes de la conducta moderna ha sido criticado debido a que el registro arqueológico de una sola región, el Paleolítico Superior de Europa, se utiliza como estándar para inferir el comportamiento moderno para todos los otros períodos de tiempo y áreas.

Cuando se aplica la norma del simbolismo, se puede demostrar que los artefactos de un marcado carácter simbólico aparecen hace sólo después de 100.000 años. Estos artefactos incluyen perlas así como el ocre y la cáscara de huevo de avestruz con patrones geométricamente grabados. Los artefactos simbólicos obvios no se producen constantemente en el registro arqueológico entre 100.000 y 50.000 años, ya que desaparecen periódicamente. La presencia fluctuante de objetos simbólicos puede estar relacionada con el cambio climático y su efecto sobre el tamaño de la población. O tal vez es sólo cuando aparecen adornos dictados culturalmente, de forma tridimensional, el arte figurativo, las representaciones de la imaginería mítica, y los instrumentos musicales, asociados con el Paleolítico Superior de Eurasia, que los pueblos antiguos harían como nosotros, seguirían modas y tendencias. La ausencia de artefactos simbólicos no indica necesariamente la ausencia de capacidades simbólicas. Puede ser que los pueblos antiguos utilizaran para expresar sus intenciones simbólicas, rituales tales como la escarificación y la pintura corporal, y objetos y adornos de material perecedero que no dejaron rastros en el registro arqueológico. También debe tenerse en cuenta que la presencia o ausencia de diversos rasgos de comportamiento modernos pueden atribuirse al cambio climático, al tamaño del grupo, y a las tasas de intercambio cultural, en lugar de la falta de capacidad para la modernidad.

La evolución de las capacidades de planificación modernas pueden ser investigadas mediante el análisis de los pasos de decisión utilizados para producir herramientas antiguas. Hay, por ejemplo, muchas maneras diferentes de hacer artefactos de piedra. En los últimos 200.000 años una variedad de técnicas con diferentes combinaciones fueron utilizadas para hacer herramientas de piedra. Esto dio lugar a diferentes metodologías técnicas, pero todas con el mismo grado de complejidad. Esto puede significar que los humanos tenían capacidades cognitivas esencialmente modernas para este período de tiempo. El uso de la variabilidad en las herramientas de piedra como un marcador tiene la ventaja de incluir el tipo más ubicuo y ampliamente estudiado de la cultura material en el registro arqueológico en la búsqueda del comportamiento moderno. Las habilidades de planificación avanzadas eran necesarias para producir algunas antiguas armas de caza. Durante al menos los últimos 200.000 años los instrumentos de caza se hicieron mediante el montaje de las herramientas de piedra afiladas insertadas en un mango.


Los orígenes del comportamiento humano moderno

No existe una relación directa entre la aparición de determinadas señales arqueológicas de comportamiento moderno y ciertos tipos de fósiles. Algunos ven el desarrollo de conductas modernas como un fenómeno tardío, que data de hace 50.000 años, no relacionado con la especiación de los humanos anatómicamente modernos. Sin embargo, muchos arqueólogos asocian el desarrollo del comportamiento moderno con humanos anatómicamente modernos o Homo sapiens que surgieron en África hace unos 200.000 años. La idea no es clara, ya que los comportamientos modernos también han sido vinculados a los neandertales de Europa y a ancestros homínidos que vivían antes de hace 200.000 años.

Al considerar cuándo y cómo el comportamiento moderno se desarrolló, es fundamental tener en cuenta la forma en que el cerebro podría haber evolucionado para soportar capacidades modernas. Las capacidades cognitivas modernas dependen, en parte, de una arquitectura neuronal especializada. Desafortunadamente los cambios en el tamaño del cerebro y la forma en que pueden inferirse de los fósiles de homínidos no proporcionan una clara evidencia de los orígenes del comportamiento moderno. Estudios de la biología y la neurociencia evolutivas sugieren que las capacidades comunicativas simbólicos de los homínidos evolucionaron al mismo tiempo que el cerebro, dando lugar al desarrollo superior de algunas partes del mismo. Los seres humanos tienen una corteza prefrontal más grande que los otros primates y esto probablemente permitió algunas de las conexiones neuronales necesarias para la generación de conceptos simbólicos abstractos y la planificación de tareas. La evolución de la organización neuronal humana, funcional y compleja, puede haber sido un proceso a largo plazo, al menos de un millón de años. También existe la opinión de que la organización neuronal moderna es el resultado de una mutación genética relativamente repentina que tuvo lugar en las poblaciones de África hace sólo 50.000 años. La investigación sobre los orígenes del comportamiento moderno también debe integrarse con las teorías de la ciencia cognitiva en la que se investiga la relación entre la arquitectura del cerebro y la función cognitiva. Un ejemplo es la interpretación de piezas arqueológicas desde la perspectiva de la función ejecutiva y el modelo de memoria de trabajo. Este modelo explica cómo las tareas cognitivas complejas, como la planificación y el aprendizaje se basan en la capacidad de la mente a concentrarse temporalmente en almacenar y gestionar la información. De acuerdo con esta teoría en particular, un conjunto de capacidades interrelacionadas evolucionó, hace probablemente unos 100.000 años, para permitir una mayor memoria de trabajo.


Blombos y los orígenes del comportamiento moderno

A principios de este milenio, el descubrimiento inesperado de adornos personales y arte, de hace unos 70.000 años, cuentas de concha y ocre grabado, en Blombos, en la costa sur del Cabo de Sudáfrica, inició un cambio de paradigma en el pensamiento sobre los orígenes del comportamiento moderno. Antes de este descubrimiento, la mayoría de los científicos consideraban el lugar de nacimiento de los seres humanos con capacidades simbólicas en el Paleolítico Superior europeo (hace unos 40.000 años), debido al arte y adornos personales encontrados allí. Los hallazgos de Blombos motivan a los científicos a reconsiderar las sugerencias anteriores de que los comportamientos modernos también se asocian a la Edad de Piedra africana.

Blombos produjo una gran colección de cuentas para collares de caparazones del molusco Nassarius kraussianus, cuarenta y nueve cuentas de concha intencionalmente perforadas fueron encontrados en estratos que datan de hace 77.000 años. Fueron perforadas con una punta de hueso afilado y luego usadas y desgastadas. Algunas de las cuentas tienen rastros de ocre en el interior que podrían haber sido causadas por un instrumento de perforación cubierto de ocre, o al frotarse contra un ocre cubierto de piel. Conchas marinas perforadas similares a las de Blombos también se han encontrado en las cuevas del norte de África y Oriente Medio. Las cuentas de concha son la evidencia más temprana de ornamentos personales, que data de 70.000-100.000 años atrás.

Cuentas de Nassarius kraussianus hallados en la Cueva de Blombos

Cuentas de Nassarius kraussianus hallados en la Cueva de Blombos
La evidencia más temprana de diseños abstractos también viene de Blombos. El más impresionante hallazgo es una losa rectangular de color rojo oscuro de ocre (75,8 mm x 34,8 mm x 24,7 mm) con un diseño grabado de una cruz compleja. El modelo fue creado usando una herramienta de piedra grabando las líneas paralelas más largas, de lo cual salen las líneas oblicuas. El último paso fue grabar la única línea superficial que cruza las líneas oblicuas perpendicularmente.

Los extraordinarios descubrimientos de la cueva de Blombos muestran que las formas más fructíferas de identificar el comportamiento moderno en el registro arqueológico han sido a través de los objetos que demuestran el simbolismo y la capacidad compleja de planificación. El reto para la investigación futura consiste en ampliar los criterios arqueológicos para el comportamiento moderno integrado completamente con la teoría neuroevolutiva y las ciencias cognitivas.



Paleontología Humana

0 comentarios:

Publicar un comentario