sábado, 12 de noviembre de 2016

El ordenador musical y la tarjeta de sonido

Publicado por Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro
Estudio casero de música digital

Aunque antes existía, se puede decir que a mediados de la década de los 80 es cuando se produce el desarrollo en hardware musical, principalmente de la mano de Creative Technology, que poco después se llamaría Creative Labs, madurando con la creación de las tarjetas de sonido Sound Blaster, habiendo desde entonces una evolución imparable, tanto en hardware como en software, en cuanto este último hay que destacar la salida al mercado por la empresa alemana Steinberg en 1996 del programa Cubase VST, siendo el primer secuenciador con grabación audio basado por completo en el ordenador, además la creación del estándar VST supondría la consolidación de la música digital.

Hay que tener en cuenta que no es lo mismo un ordenador y una tarjeta de sonido para jugar que para hacer música. Una tarjeta de sonido para jugar puede ser excelente y ser cara, pero sus características van enfocadas a los efectos y a la sensación de realidad más que a la música.

En cuanto a las características del ordenador lo de menos es que sea Macintosh o PC, ya que actualmente hay aplicaciones para ambos, y lo importante es que tenga buena velocidad, que está directamente relacionado con la velocidad del microprocesador y la RAM. Por tanto, cuanto más potente en este sentido mejor, con el fin de tener menos problemas con la latencia, que se produce, entre otros casos, cuando se toca con un teclado muy deprisa notas cortas y no da tiempo a procesar los sonidos, produciéndose un retardo.

Actualmente las tarjetas de sonidos de sonido se hallan integradas en las placas base de los ordenadores. Pero en todo caso, si se va a usar el ordenador para producir música, se ha optar por una tarjeta de sonido independiente de la integrada en la placa base, ya que las prestaciones y la calidad de esta son muy inferiores.

La capacidad de almacenamiento de un ordenador musical ha de ser muy elevada, ya que las samples y las canciones ocupan mucho espacio, sobre todo si están en formato wav. No obstante, este obstáculo se puede superar fácilmente con los discos duros portátiles, que actualmente se han abaratado al tiempo que han aumentado en prestaciones.

A pesar de que los programas musicales no son de diseño, dibujo o tratamiento de imagen, al igual que en estos casos, conviene que el monitor sea lo más grande posible, ya que hay que manejar simultáneamente gran cantidad de información en pantalla y si este no es grande vamos a tener que andar de continuo con movimientos y desplazamientos para ver información.

La tarjeta de sonido posiblemente es el elemento más crítico en un ordenador para producción musical. Evidentemente cuanta mayor sea su calidad mucho mejor, pero también hay que conseguir un equilibrio entre nuestras posibilidades económicas, las prestaciones que necesitamos y las perspectivas de futuro que hayamos puesto en la música.

Las tarjetas de sonido pueden ser internas o externas. Es preferible una interna, ya que la conexión al ordenador es directa, son más baratas y suelen dar menos latencia. Sin embargo, la externa tiene la ventaja de la portabilidad, se puede llevar a cualquier lugar o cambiar de ordenador facilmente. La conexión de estas puede ser por USB, Firewire o Thunderbolt, siendo preferible estas dos últimas, aunque normalmente suelen ser más caras.

Las entradas y salidas físicas de la tarjeta de sonido son importantes si vamos a usar varias voces o instrumentos, y aunque se puede solucionar con una mesa de mezclas siempre es mejor tenerlo en cuenta. Si, en cambio, tenemos pensado secuenciar pistas con instrumentos virtuales y archivos MIDI, sin fuentes externas, no bastaría una tarjeta de sonido con una entrada y una salida estéreo.

Es conveniente que la tarjeta de sonido posea puertos MIDI, ya que muchas de ellas no los tienen, suponiendo que el usuario cuenta con una interfaz MIDI independiente. En todo caso es conveniente que cuente con MIDI IN y MIDI OUT.

Los controladores o drivers son los archivos por los que el ordenador se comunica con la tarjeta de sonido. Existen unos controladores genéricos de Windows: WASAPI, Direct Sound o MME, que son los que permiten que ordenador pueda emitir sonidos, pero estos controladores, aunque la calidad del sonido sea buena, están pensados de cara al propio ordenador o a los juegos, no a la música.

La empresa alemana Steinberg creó una alternativa a estos controladores genéricos, centrada en la música, son los controladores ASIO, que pueden acceder a múltiples entradas y salidas de forma simultánea, permiten una comunicación de alta velocidad entre la tarjeta de sonido y los programas, y reducen el retardo o latencia.


1. El ordenador

- Lectura: Wikipedia. Computadora (Componentes)



2. La tarjeta de sonido

- Lectura: Wikipedia. Tarjeta de sonido



3. Drivers

- Lectura: Wikipedia. Manejador de dispositivo


4. ASIO

- Lectura: Wikipedia. Audio Stream Input/Output


Para saber más y ampliar conocimientos

- Lectura: Future Music. Discos SSD para producción musical
- Lectura: Mi Home Studio. El ordenador
- Vídeo: Tiendas APP. ¿Qué es una tarjeta de sonido?
- Vídeo: Latiandro. ¿Qué tipo de tarjeta me compro?


Música digital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...