Delitos contra la Constitución y el Estado


Lucha antiterrorista

Los delitos contra la Constitución son la rebelión, delitos contra la Corona, delitos contra las Instituciones del Estado y la división de poderes, delitos relativos al ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas, delitos cometidos por los funcionarios públicos contra las garantías constitucionales, y ultrajes a España.

La rebelión es un delito de alzamiento violento y público para violentar los poderes públicos políticos previstos en la Constitución (elecciones, gobierno nacional o autonómico, cámaras legislativas tanto nacionales como autonómicas, Corona, proclamar la independencia de un territorio, etc.).

Los delitos contra la Corona pueden ser homicidios, lesiones, secuestros, coacciones, allanamientos de morada, y calumnias e injurias contra la misma.

Los delitos contra las Instituciones del Estado y la división de poderes pueden ser actuar contra las sedes de las Cortes Generales o asambleas autonómicas, injuriarlas, o impedir su labor. También la usurpación de funciones administrativas por parte de un juez o la usurpación de funciones judiciales por parte de un funcionario.

Los delitos relativos al ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas son delitos que vulneren el ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución y delitos contra la libertad de conciencia, los sentimientos religiosos y el respeto a los difuntos.

Los delitos cometidos por los funcionarios públicos contra las garantías constitucionales pueden ser contra la libertad individual, contra la inviolabilidad domiciliaria y demás garantías de la intimidad o contra otros derechos individuales.

Los ultrajes a España son ofensas, por escrito o de palabra, a España o a sus símbolos, efectuándolo con publicidad.

Los delitos contra el orden público son la sedición; atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, y de la resistencia y desobediencia; desórdenes públicos; tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones o explosivos; pertenencia a organizaciones y grupos criminales y grupos terroristas y delitos de terrorismo; delitos de traición y contra la paz o la independencia del Estado y relativos a la Defensa Nacional; delitos contra la Comunidad Internacional.

La sedición es el alzamiento público y tumultuario para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes a autoridades o funcionarios, y el ejercicio de sus funciones administrativas o judiciales.

Los atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, y de la resistencia y desobediencia son agresiones con intimidación grave o violencia por el ejercicio de sus funciones. Se considera también atentado las agresiones contra funcionarios sanitarios o docentes en el ejercicio de sus funciones. También se incluyen la resistencia y la desobediencia a la autoridad.

Los desórdenes públicos consisten en la alteración de la paz pública mediante la violencia, incluyendo mensajes o consignas.

El delito de tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones o explosivos castiga la tenencia o fabricación de armas, municiones y explosivos sin la licencia correspondiente.

El delito de pertenencia a organizaciones y grupos criminales y grupos terroristas se produce simplemente por la mera pertenencia. Los grupos terroristas tienen como fin subvertir el orden constitucional, alterar gravemente la paz pública, desestabilizar el funcionamiento de una organización internacional, provocar un estado de terror en la población, o realizar delitos informáticos con estos fines.

Los delitos de traición y contra la paz o la independencia del Estado y relativos a la Defensa Nacional pueden ser delitos de traición (inducir a una potencia extranjera a declarar la guerra a España o concertarse con ella para el mismo fin), delitos que comprometen la paz o la independencia del Estado (publicación o ejecución en España de cualquier orden, disposición o documento de un Gobierno extranjero que atente contra la independencia o seguridad del Estado) y descubrimiento y revelación de secretos e informaciones relativas a la Defensa Nacional.

Los delitos contra la Comunidad Internacional pueden ser contra el Derecho de gentes, genocidio y delitos de lesa humanidad y delitos contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado.


1. Delitos contra la Constitución





2. Delitos contra el orden público



Delitos contra la colectividad y contra el Estado y la Constitución

0 comentarios:

Publicar un comentario