Los eones Hádico y Arcaico


Prototierra
Prototierra

Un eón es una medida de tiempo de una enorme magnitud. Eón era el dios del tiempo eterno en la mitología griega y romana. El tiempo de la Tierra se divide a escala geológica en cuatro eones, de más antiguo a más moderno: Hádico, Arcaico, Proterozoico y Fanerozoico.

El eon Hádico o Hadeico comienza hace unos 4.700-4.500 millones de años y dura unos 500-700 millones de años, aunque sus límites no están claramente prefijados. Su nombre viene del dios Hades, dios del infierno, por su analogía con estos tiempos. Las rocas más antiguas de la Tierra tienen unos 3.800 millones de años y los materiales más antiguos son los zircones, con una antiguedad de unos 4.400 millones de años.

El sistema solar había nacido de una gran nube de gas y polvo, originada por la explosión de una supernova en sus inmediaciones. De esa nebulosa formada hace unos 4.600 millones de años, el Sol ha capturado el 99,86 % de toda su masa y el resto forma un disco, que gira en torno a él. Poco a poco, por efecto de la gravedad, en unos 100.000 años, el polvo y el gas irán formando partículas que formarán materiales rocosos que terminarán formando los planetas. Pero los planetas están por construir, sus órbitas son inestables y el Sol es una gran masa, pero no es la estrella que es hoy.

Dos protoplanetas: la Tierra y Tea (o Theia), de un tamaño como Marte, chocan en una violento y terrible impacto a 40.000 km/h, destruyéndose Tea y arrojando su manto al espacio junto con el de parte de la Tierra y hundiéndose su núcleo en esta. Los escombros arrojados al espacio terminarían formando la Luna. A consecuencia de este impacto el eje de la Tierra queda ligeramente inclinado, y el día queda con una duración de 5 horas.

La corteza de la Tierra se va formando y enfriando, sufriendo bombardeos masivos de asteroides, observándose sus huellas en la Luna y Mercurio.

El eón Arcaico comienza hace unos 4.000 millones de años y finaliza hace 2.500 millones de años, siendo su duración de unos 1.500 millones de años. En este eón comienza la tectónica o movimiento de placas terrestres en una corteza sólida, pero en un planeta aún muy caliente.

Entonces, el calor de la Tierra era unas tres veces superior al actual, por lo que los movimientos tectónicos y el vulcanismo debían ser muy intensos. La mayoría de las rocas de este eón son metamórficas e ígneas. Debido a este vigoroso movimiento, no debieron formarse grandes continentes.

No había oxígeno en la atmósfera. El Sol era un tercio de brillante que en la actualidad, unido al efecto  invernadero de los gases de la atmósfera, hacían que las temperaturas fueran similares a las actuales. El agua corría por el planeta, iniciándose la Vida hace unos 3.500 millones de años, siendo los estromatolitos su prueba evidente. Hace unos 2.800 millones de años surgirían las primeras bacterias que realizan fotosíntesis oxigénica.


1. El eón Hádico

- Lectura: Wikipedia. Eón Hádico
- Lectura: Wikipedia. Teoría del gran impacto
- Lectura: Astronoo. Hadeico




2. El eón Arcaico

- Lectura: Wikipedia. Eón Arcaico
- Lectura: Meteorología en Red. Eón Arcaico
- Lectura: El Cedazo. Entramos en el eón Arcaico




Historia de la Tierra y de la Vida

0 comentarios:

Publicar un comentario